Muy saludables

Los humanos y nuestros ancestros hemos comido caracoles desde tiempos prehistóricos. Su abundancia, su cria relativamente fácil y sus propiedades nutritivas hacían de este molusco un aporte de proteína animal asequible y económica.
El caracoles es un animal herbívoro, como la vaca, que transforma las hierbas y pastos que ingiere en carne.
Entre sus propiedades más distinguidas se encuentran:

  • Baja cantidad de grasa en carne (0,5-0,8%), lo cual lo convierte en un atractivo alimento para personas que necesiten controlar su aporte de grasas tanto por salud como por control de peso.
  • Bajo aporte calórico.
  • Proteínas de gran valor, similares a los de la carne roja, y contiene los aminoácidos esenciales para la salud humana.
  • Alto contenido en minerales: especialmente hierro, magnesio, potasio, selenio, fósforo, sodio y calcio.
  • Alto contenido en agua, por lo que es un alimento que favorece la hidratación.
  • Cero contenido en azúcares.

En caracoles “Los Abuelos” somos conscientes de que manejamos una materia prima excepcional, por lo que es una preocupación constante que el caracol llegue a su mesa conservando todas sus propiedades nutritivas y frescor natural.